Seguidores

domingo, 30 de agosto de 2015

Again


A veces todo empieza con una mirada, otras con una simple palabra. Dejamos que pase el tiempo sin percatarnos de que ese instante es eterno y sin embargo vuela demasiado rápido como para cogerlo.

Detente.

¿Puedes detenerte? Quiero bajarme de este tren en marcha y decir que por fin recorro el mundo con mis propios pies. Quiero verte de nuevo y que sean mis labios los que anden tu cuerpo.

Suéltame o agárrame una vez más así de fuerte. ¿Para qué queremos barrotes en el cabecero si nuestras pieles son imanes que se atraen?

Sujétate, sujétate fuerte, esta vez te tiraré de la cama.