Seguidores

viernes, 26 de agosto de 2011

Bajo la lluvia



Paseaba tranquilamente, mientras la música de unos auriculares, silencia el resto del mundo.

Mis pies me llevaron a aquella playa, donde tantos recuerdos bonitos volvieron a mi mente, envolviéndome con su calor.

Poco a poco la lluvia comienza a caer, posándose... en mi pelo,... mi ropa,... mi piel... Su contacto es frío.

Por los auriculares puedo escuchar una dulce melodía, mis ojos se cierran y mi cuerpo comienza a moverse a su compás.

La lluvia sigue mojándome, es suave y pero ahora ya no es fría sino cálida, es agradable sentirla. A ella se unen las gotas que de mi pelo resbalan.

La música llega a su fin devolviendo me a mi realidad...

jueves, 11 de agosto de 2011

É o final?





Que fago?


Esa foi a pregunta máis pronunciada hoxe,

saíndo da miña boca para estrelarse no chan,
igual cas bagoas que dos meus ollos asomaban.

Logo viñeron os gritos,
uns gritos de rabia e impotencia,
eu só escoitaba e choraba.

Un desexo de morte e desaparición,
chegou os meus oídos
en forma de palabras,
só puiden calar...

E despois... só se oía o silencio incómodo,
expresaba todo, sen necesidade dun chío.


miércoles, 10 de agosto de 2011

Puntos Suspensivos...


*Por desgracia el vídeo que iba aquí lo han borrado (edit 21.12.14)*

Al mirar este vídeo, me he dado cuenta de que muchas mañanas me he sentido igual. He llorado primero antes de poder poner una sonrisa en mi cara.

Ahora. Me he parado a pensar en cuanta gente se puede sentir igual que yo y en que, seguramente piensen, que están solos.

Sí, muchas veces he necesitado un hombro en el cual apoyarme y no lo he encontrado, pero aun así he sabido ser fuerte y seguir el camino, he sabido subir a la cima más alta para quedarme en ella.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Quejas



Nos quejamos de todo lo que los demás hacen, sin mirar lo que nosotros hacemos. Nunca nos paramos a pensar si nuestros actos repercuten en otras personas hiriéndolas o si de lo contrario las hacemos felices con ellos.

¿Nunca os habéis dado cuenta de que siempre es igual?

Tu te sientes sólo porque otros no cuentan contigo y siempre hay alguien que se queja de eso, con lo cual es la persona herida, pero a su vez esa persona hiere a otra haciendo eso mismo.

¿Acaso no nos damos cuenta de que es como la pescadilla que se muerde la cola?

Son círculos viciosos encadenados unos con otros y de los cuales no podemos salir.

Empezad a preocuparos un poco más por el prójimo, puede que mañana tengas que arrodillarte a sus pies.